Desastres causados por interfaces mal diseñadas

En los últimos años hemos visto el auge de crear buenas interfaces de usuario para mejorar métricas en marketing. Pero una buena interfaz de usuario también puede evitar catástrofes en entornos menos comerciales.

Hasta que los humanos descubramos la forma efectiva de mandar órdenes a las máquinas usando nuestro pensamiento, me da que seguiremos necesitando interfaces de usuario para manejar los ordenadores. Y si algo sabemos los que nos dedicamos al mundo digital, es que una buena interfaz de usuario marca la diferencia entre un buen producto y un muy buen producto (que se lo digan a Google o Apple).

Últimamente se hablan de problemas en las interfaces de usuario relacionados con el marketing: conversión de usuarios, tests A/B, reducción de la fricción, pero…¿qué ocurre cuando una mala interfaz ocasiona un desastre? Pues aquí van tres desastres ocasionados por interfaces mal diseñadas.

El USS Vincennes (CG-49) destruyó un avión civil por culpa de un mal cursor

USS_Vincennes_returns_to_San_Diego_Oct_1988-compressed
USS Vincennes (CG-49) atracando en el puerto de San Diego, California, el 24 de Octubre de 1988 (Wikipedia)

Hacia el final de la guerra de Iran-Iraq en 1988, el USS Vincennes estaba en medio de una confrontación con los iraníes en el Golfo Pérsico cuando accidentalmente destruyó un avión civil al confundirlo con un avión de combate en modo ataque.

¿Pero el sistema de radar no tenía algún método para diferenciar aviones aliados de enemigos? Pues en realidad sí lo tenía, pero el problema es aún más estúpido que un sofisticado radar.

Si has jugado alguna vez a un juego de estrategia en tiempo real (RTS; Real Time Strategy) como Starcraft o Red Alert, sabrás que haciendo click en una unidad puedes saber información sobre dicha unidad: bando, munición, tipo de unidad, salud, etc.

Por desgracia, el sistema de la naviera estadounidense contaba con dos cursores: con uno de ellos se marcaba un objeto en el radar (tracking), y con otro cursor distinto se obtenía información sobre dicho objeto. Por tanto, era necesario utilizar ambos cursores para saber toda la información sobre el objeto que estaba en ese momento en el radar.vincennes

Esta nefasta interfaz hacía posible que el operador estuviera marcando una unidad, y viendo información sobre otra diferente porque se había olvidado de cambiar de cursor. En el caso del USS Vincennes, el operador pensó que era un avión militar F-14 aparcado a varias millas de distancia en lugar del avión de pasajeros porque estaba viendo información de un avión, y marcando otro. Si el mismo cursor hubiera servido para marcar y ver información (como es lógico), quizás el operador no se hubiera confundido.

Para más información sobre este suceso, se puede consultar este PDF.

El accidente de Three Mile Island sucedió por una luz en la consola

Imagen aérea de las instalaciones (Wikipedia)
Imagen aérea de las instalaciones (Wikipedia)

La central nuclear Three Mile Island sufrió un accidente el 28 de marzo de 1979. El accidente fue causado cuando el refrigerante escapó del reactor nuclear debido a que la válvula estaba abierta y bloqueada. Como consecuencia, se generó una fusión parcial del núcleo del reactor TMI-2 y se liberaron gases radioactivos.

La solución obvia hubiera sido ir y cerrar la válvula manualmente, pero los técnicos se dieron cuenta de ello demasiado tarde debido a que su panel de mando no les aviso correctamente.

El panel de control tenía una luz que mostraba el estado de la válvula de seguridad para evitar un sobrecalentamiento. Si la luz estaba encendida, la válvula estaba abierta; si la luz estaba apagada, la válvula estaba cerrada. No hay mayor diferencia entre esto, y la luz del coche que te avisa si tienes el cinturón de seguridad puesto o no.

Sin embargo, el encendido y apagado de esta luz se realizaba cuando se daba la orden, no cuando se ejecutaba correctamente. Debido a ello, el operario veía que la válvula estaba cerrada (porque la luz estaba apagada), pero no sabía si a mitad del cierre se había quedado atascada (que fue lo que ocurrió).

Hay una gran diferencia entre dar la orden, y conocer el estado de esa orden. El panel de control no dio información del estado de la orden, y ello ocasionó que los operarios no se dieran cuenta que la válvula se había quedado atascada (el panel les decía que estaba cerrada en realidad), ocasionando un desastre nuclear y la liberación a la atmósfera de gases radioactivos.

El desastre aéreo de Kegworth ocurrió por los diales digitales

En 1989, un Boeing 737 se estrelló cerca de Kegworth, en Inglaterra. Los problemas empezaron cuando el avión empezó a vibrar, indicando que uno de los dos motores estaba estropeado. Desafortunadamente, a los pilotos les dio la sensación de que el motor bueno era el culpable, y lo apagaron, ocasionando el accidente.

Algunos meses antes del incidente, la instrumentación de este tipo de aviones fue actualizada para darles un toque más moderno y un diseño más digital. Durante el vuelo, el dial que indicaba la vibración del motor izquierdo estuvo al máximo durante casi tres minutos, pero los pilotos no pudieron verlo porque era demasiado pequeño. La interfaz anterior tenía un dial más grande que hacía difícil obviar el fallo.

Diales analógicos originales. Grandes y con buena visibilidad.
Diales analógicos originales. Grandes y con buena visibilidad.

Diales digitales. Más pequeños que los anteriores.
Diales digitales. Más pequeños que los anteriores.

Entre que los diales eran pequeños, y que el avión estaba vibrando debido al mal funcionamiento de uno de los motores, los pilotos fueron incapaces de discernir qué motor estaba mal. Unos diales más grandes seguro que hubieran sido mucho más útiles.

Para más información sobre este incidente, se puede consultar este PDF.

 

test