6 mitos sobre los drones Amazon Prime Air

Muchos han sido los que han criticado el nuevo sistema de Amazon para entregar paquetes. Sin embargo, no son los primeros en utilizar drones de manera comercial.

Desde que Amazon anunciara hace unas semanas su intención de utilizar drones para la entrega de paquetes, muchos han sido los que han criticado este sistema. Cuestionan su viabilidad como método de entrega y aseguran que, desde el punto de vista del marketing, es solo una jugada más de Amazon por destacar.

Sin embargo, parece que Amazon no es el primero en utilizar drones de manera comercial. La startup Matternet lleva un tiempo utilizándolos en varios países para entregar medicamentos en un proceso no muy distinto al que Amazon pretende utilizar.

La ausencia de leyes legalizando y regulando el uso comercial de los drones es quizás el aspecto más peliagudo del asunto. Pero no debemos olvidar que la tecnología está ahí, y que la realidad que nos presenta Amazon no será algo de uso inmediato, sino para un futuro no muy lejano.

He aquí los 6 mitos más comúnes sobre los drones de Amazon.

1. Los drones de Amazon no pueden cargar paquetes pesados

Hay que ser consecuentes con la tecnología. No se puede exigir a un dron de unos pocos kilos que cargue una lavadora mientras surca los cielos de una ciudad.

Los drones de Amazon actualmente son capaces de cargar paquetes de hasta 5 libras (aproximadamente 2,2 Kg). Obviamente los drones no están pensados para realizar todas las entregas de Amazon y sustituir el flujo de transportistas actuales, pero según Jeff Bezos el 86% de los paquetes entregados pesan menos de 5 libras.

Esta tecnología está pensada para hacer entregas más ligeras y que quieren ser disfrutadas al poco tiempo de hacer el pedido (por ejemplo, comprar una raqueta de tenis para un partido por la tarde), no para entregar paquetes como aparatos tecnológicos pesados o muebles.

2. Los drones son objetivo de ladrones

Al igual que alguien podría robar el paquete que carga un dron tras dejarlo en el jardín de tu casa, también podría ocurrir lo mismo si este paquete lo deja una empresa de mensajería. Este problema de los robos afecta a los drones, pero no es único y exclusivo de ellos.

3. El control de tráfico aéreo no existirá nunca para bajas altitudes

No existe por el momento, pero la NASA ha estado trabajando en un sistema de tráfico aéreo para drones desde 2013 a través de su programa UAS/TM (Unmanned Aircraft Systems / Traffic Management); un sistema que ofrecería una base de datos para informar a los operadores de drones donde están localizados árboles, montañas, edificios y otros objetos y así evitar colisiones.

Aunque no es una realidad, en los próximos años podríamos ser testigos del nacimiento de protocolos, sistemas de control y normativa para regular tráfico aéreo en bajas altitudes.

4. Los drones no pueden viajar suficiente tiempo para entregar paquetes a todo el mundo

Los drones de Amazon pueden volar 15 millas (aproximadamente 24 Km) según el vídeo promocional. Amazon opera en los Estados Unidos 69 bases para cargar los drones. Los analistas de Pipper Jaffray estiman que estos centros están localizados alrededor de los 32 kilómetros del 31% de la población estadounidense, y alrededor de los 32 kilómetros del 50-60% de las tiendas minoristas con productos potenciales a ser entregados el mismo día.

Seguramente en un primer lanzamiento piloto de manera más seria, Amazon sea incapaz de llegar y contentar a todos. Pero estoy seguro que si tiene el suficiente éxito, realizarán inversiones tanto ellos como otros para que los drones lleguen a más gente y de manera más fiable.

5. Los drones no pueden volar de manera segura sobre áreas urbanas o sin visión directa

Muchos operadores de drones ya han volados estos aparatos sin más visión que varias cámaras instaladas en ellos, o controlándolos usando GPS. La FAA (Federal Aviation Administration) marca que actualmente es ilegal volar drones si no se tiene visión directa del mismo, pero esto podría cambiar pronto ya que en Mayo se creó el programa Pathfinder que buscaría justamente ese propósito.

Precision Hawk es una empresa centrada en el uso de drones en la agricultura, y también está investigando la forma de volar drones de manera segura sin tener visión directa de ellos. La CNN también está buscando la forma de incorporar los drones a su equipo para cubrir noticias en zonas muy amplias o donde hay catástrofes humanitarias.

6. La FAA no legalizará el uso comercial de los drones

Los drones comercial son actualmente ilegales en los Estados Unidos sin una aprobación previa de la FAA. Pero parece que esto podría cambiar pronto, y mientras el equipo de la FAA ha admitido que están yendo algo lentos en resolver este asunto, están trabajando en ello.

Más allá de su programa Pathfinder, la FAA ha elegido seis regiones alrededor del país para realizar estudios de cómo los drones operan en diferentes orografías y climas. Según Michael Whitaker, administrador adjunto de la FAA, están trabajando para anunciar reglas de legalización de drones comerciales hacia Junio de 2016.

¿Pero realmente son viables los drones comerciales?

Existen múltiples razonamientos para cuestionar la viabilidad de los drones en usos comerciales. Por ejemplo, no se ha demostrado con suficiente veracidad que sean capaces de aterrizar bajo ciertas condiciones climatológicas (incluida la lluvia). Además, el estandar industrial marca el tiempo de batería en unos 25 minutos, lo que implicaría cambios regulares de batería para dar un servicio contínuo.

Cuadro resumen del estudio publicado por la UNLV
Cuadro resumen del estudio publicado por la UNLV

Sin embargo, el mayor problema es el escepticismo de los consumidores. Según un estudio de la Universidad de Nevada, solo el 42% de los americanos estaría de acuerdo con el uso de drones para la entrega de paquetes a sus casas. Por el contrario, en su uso para operaciones de rescate, salvamento o mapeo geológico existe un alto porcentaje que le gustaría ver un mayor uso de esta tecnología.

Igualmente, no descarto que dentro de 5 o 10 años hayan drones entregando paquetes y formando parte del sistema. De todas formas, ya lo decía Henry Ford cuando creó el primer prototipo de automóvil: “si le hubiera preguntado a la gente qué quería, me hubieran dicho que caballos más rápidos”.

El post original se titula 6 myths about Amazon Prime Air and drone delivery, debunked y fue publicado por Marketwatch, traducido por mí y con anotaciones personales.